Impact Mapping como herramienta de gestión de proyectos


Impact Mapping como herramienta de gestión de proyectos

Una de las partes más importantes en la realización de todo proyecto es iniciarlo. Parece sencillo, pero lo cierto es que identificar bien el problema y por ende los objetivos es un proceso complejo, ya que, si el planteamiento de los mismos no fue claro, elaborar la solución adecuada puede tomar más tiempo de lo esperado y provocar retrocesos continuos.

De hecho, según un estudio realizado por la consultora de IT Standish Group el 45% de las funcionalidades de un producto no se utilizan. Un dato cómo ese refleja la realidad en la que se enmarcan muchos proyectos al no saber realizar un planeamiento e identificación clara de lo que necesitan y lo que buscan lograr.

¿Qué es el impact mapping?

Para evitar que situaciones como la expuesta por la consultora sucedan, es que se utiliza el impact mapping o mapa de impacto. Esta es una herramienta colaborativa creada por Gojko Azdic, la cual es muy utilizada en marcos de trabajo ágiles, especialmente para el desarrollo de proyectos de software. No obstante, su naturaleza posibilita que se aplique a cualquier tipo de proyecto ya que en realidad ayuda a clarificar hacia dónde se dirige el equipo y cómo llegará ahí. Lo más relevante es que ayuda a entender al usuario.

¿Cómo aporta a la gestión de proyectos?

En ese sentido, lo que logra es crear una “big picture” del proyecto, lo que facilita enormemente el planeamiento estratégico. Esto pues se tiene dibujado todo lo que se hará y con qué propósito se desarrollará cada punto. Además, esta herramienta está pensada para elaborarse tanto entre el equipo desarrollador como con los stakeholders involucrados. Entonces, resulta siendo muy útil para mejorar la comunicación e intercambio de ideas entre ambos y su colaboración permite que todo lo que se elabore al final sea lo que se esperaba y por tanto realmente útil para el cliente.

¿Cómo se elabora el impact mapping?

Como se observa en la imagen del encabezado, implica iniciar planteando cual es el objetivo del proyecto, este debe estar claro desde el comienzo. Posteriormente, se identifican todos los actores involucrados en el mismo. Luego de ello, se debe analizar cuál será el impacto real de nuestro proyecto en cada uno de esos actores. Finalmente, en base a todo ese análisis y mapeo previo recién se plantean las propuestas de solución y entregables que respondan a lo observado.

Responde a cuatro preguntas principales:

  1. Why: ¿Por qué hacemos esto? ¿Cuáles son los objetivos?
  2. Who: ¿Quiénes son los actores involucrados?
  3. How: ¿Cómo logramos lo que buscamos?
  4. What: ¿Qué podemos ofrecer?

En Starter utilizamos constantemente el impact mapping al iniciar un proyecto pues como ya habrán notado es muy útil y permite desarrollar soluciones mucho más completas y eficientes que se acoplen a lo que busca el usuario.

Si quieres recibir novedades sobre temas relacionados a agilidad, innovación, transformación digital, marketing digital.


.